Archivo del sitio

[Artículo] Kickstarter y la crisis especulativa

ImagenEl origen de la palabra crisis proviene del latín, y éste a su vez del griego krisis, un vocablo derivado del verbo krinein que podríamos traducir como “separar”, “juzgar” o “decidir”. Sé que incluir la palabra ‘crisis’ en el titular puede sugerir un punto de vista agorero, más aún cuando los medios de comunicación no hacen sino añadir más connotaciones negativas al término. Sin embargo, debemos saber que etimológicamente a ‘crisis’ se le atribuye como significado “un cambio brusco en los distintos mecanismos o procesos sociales” (ya sea para bien o para mal).

Hablar de Kickstarter, por el contrario, es sinónimo de éxito y prosperidad. Una plataforma fundada en 2008 por Perry Chen, Yancey Strickler y Charles Adler con el propósito de sacar adelante proyectos de los -ahora bien valorados- emprendedores simplemente con el apoyo de la gente y sin intermediarios. El funcionamiento para publicar es tan sencillo como establecer una fecha límite, la categoría y la cantidad mínima para llevar a cabo el proyecto. Desde ese momento todo queda en manos del usuario que a través de donaciones asociadas a determinados beneficios según la cantidad, apoya el trabajo de esa compañía. Como garantía (algo que más adelante discutiremos) para los inversores, si el proyecto por el que has donado no llega al mínimo establecido, el dinero no será retirado de tu cuenta. La evolución creciente de la plataforma desde que se creó alcanzó su máximo periodo de auge el pasado 2012. Ahora, tras más de cuatro años de su fundación, es el momento de estudiar y analizar el presente y futuro de este servicio. Lee el resto de esta entrada