Archivo del Autor: Sergio Tur

El videojuego también es política

Politica

Cuando era niño, la política me parecía poco menos que un ente abstracto que inundaba las conversaciones de los adultos. Mis primeros recuerdos en casa de mis abuelos están salpicados por el murmullo del televisor que de forma puntual me despertaba. Eran las siete de la mañana y cuando cruzaba el pasillo que conectaba el dormitorio con el salón ya veía por el rabillo del ojo a mi abuelo sentado en aquel sillón de piel que años después seguiría recordándome a él, absorto a lo que narraba el periodista del telediario.

Mis escarceos con la política en la niñez fueron contados, como corresponde a esa edad. Un día al salir del colegio, entre el bullicio de voces y mochilas tan grandes que sobresalían por encima de las cabezas, una niña de clase caminaba a mi lado mientras repetía el discurso que probablemente había escuchado en casa. Su padre era concejal del ayuntamiento y, quizás por esa condición, había inculcado en la mente de su retoño todo un argumentario político que ni ella comprendía. Me hablaba sobre lo terrible que era Aznar o lo mucho que le apasionaba Zapatero. Teníamos diez años y no entendía ni una sola palabra que salía por su boca. Eran nombres que en mi mente no representaba nada, palabras vacías de significado a las que no conseguía dar forma. Hasta ese momento y durante mucho tiempo después, la política era ajena a a mi entorno, por lo que era lógico que no me interesase. Lee el resto de esta entrada

Final Fantasy VII Remake reaviva el debate sobre Barret como estereotipo racial

El último State of Play asombró a propios y a extraños con un formato en el que Sony anunció nuevos detalles sobre juegos que llegarán próximamente a PlayStation 4. Tras el precedente que teníamos, las expectativas eran bajas y la mera idea de saber de antemano que duraría menos que el anterior tampoco facilitó las cosas. Sin embargo, la noche acabó para muchos entre lágrimas de alegría, sonrisas y la certeza de que habían conseguido convertir la duración, que a priori era una debilidad, en su principal fortaleza. Pasamos del “bah, en tan poco tiempo no van a enseñar nada” al “¿SOLO han sido 10 minutos? ¡Quiero ver más!”. Todo un acierto que supone un canto de cisne considerando que la compañía japonesa no estará presente en el E3 2019.

Con esta última presentación Sony ha sabido medir con asombrosa precisión los tiempos sin dejar nada al libre albedrío. Abrieron con Monster Hunter World: Iceborn, dieron protagonismo a nuevos proyectos como Predator: Hunting Grounds o Away y acabaron con el regreso de Final Fantasy VII Remake tras un prolongado periodo de ausencia. Fue el final de fiesta soñado y protagonista absoluto de una noche que costará olvidar. Con el tráiler del juego han despertado emociones que muchos teníamos dormidas o quizás escondidas ante el miedo de volver a sufrir la espera que hasta ahora nos había acompañado. Sin embargo, la promesa de ver más sobre el título en junio coloca a Square Enix en el centro de todas las miradas.

Lee el resto de esta entrada

Expectativas y deseos para el E3 2019

No me gusta el paralelismo con la Navidad. La expresión de comparar dicha festividad con el E3 es un recurso manido que cuanto más se pronuncia, menos efecto produce. Quizás con los años me he convertido en ese niño que recibe demasiados regalos a lo largo del año y no sabe darles el valor que merecen, pero con tantos escaparates informativos -por solo citar algunos: Gamescom, Tokyo Game Show, The Game Awards, GDC…- es difícil sentir lo mismo que lo que hace una década nos causaba acercarnos a estas fechas y oír todo tipo de declaraciones en torno a la feria angelina. Sin embargo, aún quedan vestigios de todo aquello cuando a solo un mes de su celebración volvemos a rendirnos ante su capacidad de convocatoria, la enorme expectación que provoca y la cantidad de titulares que genera en medios de todo el mundo.

Lee el resto de esta entrada

‘La muerte del comendador’ de Haruki Murakami – Crítica

El arte de la fuga

Para Haruki Murakami escribir adopta el mismo significado que respirar o comer, un proceso instintivo y mecánico que se aprecia con solo observar su extensa obra publicada. El japonés regresa constantemente a lugares comunes, a espacios que sus lectores a lo largo de los años conocen mejor que él mismo, y no esconde cierta querencia a personajes cuyo nexo suele ser la desesperanza, la búsqueda de la identidad o sujetos pasivos envueltos en tramas insólitas.

Eterno candidato al Nobel y amante del jazz, en sus libros es posible seguir un rastro invisible que los conecta como notas que conforman un acorde. La prosa de Murakami rehuye de alardes e invade la cotidianidad más absoluta, con personajes tan desorientados como para encontrar su lugar en el mundo, pero en ella también habita una simbología clara que se esboza a través de gatos, misteriosas mujeres que actúan como catalizadores de la trama y desdoblamientos del autor mediante el sueño, ese gran aliado del escritor.


La muerte del comendador consta de dos volúmenes editados por Tusquets
Lee el resto de esta entrada

Cuarto Milenio y la fantasmada de Pokémon GO

Me encanta Iker Jiménez. Quien me conozca sabrá que lo cito continuamente como uno de los mejores comunicadores que tenemos en nuestro país. Se trata de una rara avis en su profesión, alguien que sin necesidad de pinganillo ni teleprompter es capaz de cautivar al espectador con la palabra.

Iker Jiménez en muchos aspectos es anacrónico, pues en una televisión marcada por la pirotecnia y la artificialidad él actúa como los chamanes que congregaban a una gran multitud alrededor del fuego para contar viejas leyendas y proverbios. Es -y aunque muchos me miren raro por decir esto- un artesano de la retórica que encandila a la audiencia sin importar la trascendencia de su relato. Da igual que hable de tiburones asesinos o misteriosas apariciones en un castillo de Transilvania, pues su hiperbólica pasión por el oficio inunda cada narración.

iker-jimenez-cuarto-milenio

Lee el resto de esta entrada

Crítica de Kingsglaive: Final Fantasy XV

Kingsglaive_Final_Fantasy_XV_Poster_2016

En la actualidad existen pocas sagas de videojuegos tan longevas y reconocidas como Final Fantasy. Desde su primera entrega en 1987 ya supera los 100 millones de unidades vendidas y se compone de más de 50 títulos que abarcan todo tipo de géneros. Se trata de una franquicia en constante evolución que con cada nueva entrega introduce mecánicas y experiencias distintas sin renunciar a sus elementos más significativos.

Por ello, que Squaresoft diera el salto al mundo del cine con Final Fantasy: La Fuerza Interior fue recibido por la industria como un movimiento de lo más natural. Y es que la narrativa de la saga bebe de elementos propios del cine tanto en su narrativa como desde un punto de vista estilístico mediante planos que dan protagonismo absoluto a las acciones y expresiones de sus personajes.

Sin embargo, su estreno en la gran pantalla fue un absoluto desastre por prescindir de todo aquello que encumbró a Final Fantasy en el Olimpo de los videojuegos. Tal descalabro tuvo consecuencias sonadas como la salida de Sakaguchi de la compañía y la fusión de Squaresoft con Enix, pero sin duda supuso un punto de inflexión para una gran empresa que tenía por delante el duro trabajo de reencontrarse con su obra, de iniciar un largo viaje con la búsqueda de su propia identidad como fin. Lee el resto de esta entrada