Expectativas y deseos para el E3 2019

No me gusta el paralelismo con la Navidad. La expresión de comparar dicha festividad con el E3 es un recurso manido que cuanto más se pronuncia, menos efecto produce. Quizás con los años me he convertido en ese niño que recibe demasiados regalos a lo largo del año y no sabe darles el valor que merecen, pero con tantos escaparates informativos -por solo citar algunos: Gamescom, Tokyo Game Show, The Game Awards, GDC…- es difícil sentir lo mismo que lo que hace una década nos causaba acercarnos a estas fechas y oír todo tipo de declaraciones en torno a la feria angelina. Sin embargo, aún quedan vestigios de todo aquello cuando a solo un mes de su celebración volvemos a rendirnos ante su capacidad de convocatoria, la enorme expectación que provoca y la cantidad de titulares que genera en medios de todo el mundo.

El E3 sigue siendo la efemérides que congrega a compañías, prensa y fans en torno a los videojuegos convirtiéndose en una auténtica celebración del medio donde hay espacio para las sorpresas, nuevos detalles de proyectos ya presentados o, en algunos casos, emoción que traspasa la pantalla. Cada edición vuelve a resurgir el debate de su vigencia en un escenario en el que cada empresa ha descubierto el potencial de crear su propio formato de conferencia alejada de los grandes teatros para dirigirse a su público objetivo y este año hay más motivos que nunca para pensar que estamos ante un cambio de paradigma en las estrategias de comunicación. Atrás quedan los días en los que alquilar el Convention Center de Los Ángeles auguraba que toda la atención mediática recayese sobre la compañía en cuestión. Con la proliferación de estudios y las posibilidades del streaming, el efectismo ya no se consigue solo ante una platea abarrotada que aplaude con fervor cada tráiler que aparece en pantalla. Hace falta más. No compiten por ver quién muestra un proyecto mejor, sino por acaparar más miradas durante unos días en los que solo resuenan en nuestras mentes decenas de nombres y datos a cada cual más sorprendente. 

El propósito de este texto no es reflexionar sobre la necesidad de un evento como el E3 o si es necesario plantear cambios en su organización, pues independientemente del horizonte que se divisa, despierta el mismo fervor que en años anteriores. Buscamos sorprendernos y pocos eventos existen de esta magnitud en la actualidad. El auténtico medidor para comprobar que la feria no ha perdido su atractivo está en el gran número de rumores que se publican semanas antes de su celebración. Algunos son plausibles, provienen de fuentes más o menos fiables, mientras que otros no son más que deseos que pronunciamos en voz alta con la esperanza de que sean escuchados. A fin de cuentas si en algún momento se nos está permitido soñar o elucubrar es ahora. Después será demasiado tarde como para seguir aferrados a ilusiones que con casi total probabilidad se romperán en cuanto comience el ciclo de conferencias. 

Es por eso que quiero compartir con vosotros algunos de esos títulos que, confirmados o no, considero que deberían aparecen en las presentaciones de cada compañía con la esperanza de que de tanto pedirlo a modo de mantra termine por cumplirse. Vamos a allá.

Electronic Arts (EA Play del 7 al 9 de junio)

Es recordar la presencia de Electronic Arts en el E3 de los últimos años y echarme a temblar. La compañía ha hecho honores para que una parte de los jugadores considere que su papel en la feria es inconsistente en el mejor de los casos y nefasto para los menos optimistas. En los últimos tiempos ha pasado de estar dentro del ciclo de conferencias a en 2016 crear su propio evento llamado EA Play donde presentar sus novedades de forma independiente hasta la ruptura total que ha supuesto que este año se limite a mostrar material jugable al público asistente. De esta forma renuncia a una conferencia con la que dar entidad a proyectos tan esperados como Star Wars: Jedi Fallen Order, que promete ser el gran perjudicado en este cambio organizativo. El juego seguirá siendo el principal reclamo de Electronic Arts, pero los fans tendrán que contentarse con verlo mediante diversas conexiones durante los días que dure el EA Play.

Aún es pronto para condenar el formato y espero que tomen nota de las críticas recibidas en años anteriores. La gran preocupación es hasta qué punto la cercanía de mostrar torneos o partidas entre jugadores afectará a la percepción que tengamos de esos juegos. ¿No pensáis que un título tan esperado como el de Respawn, llamado a ser el juego de Star Wars definitivo, queda deslucido en una presentación de este tipo? Tras tantos años en los que solo hemos visto bocetos y a empleados trabajando en él, ¿no merecía un espacio donde sus creadores pudiesen hablarnos en detalle de sus entresijos rodeado de Stormtroopers y atrezzo grandilocuente?

En cualquier caso, sería injusto decir que este EA Play se presenta peor que otros anteriores. El listón está tan bajo que será fácil solucionar los problemas de ritmo que acababan por lastrar el interés en lo mostrado. Bloques como el de la línea de títulos deportivos tienen que estar presentes, pues aunque a título personal me generan total indiferencia, comprendo que ahí radica el músculo económico de la compañía. Sin embargo, deberían buscar fórmulas para integrarlos en su discurso sin resultar tedioso. FIFA 20, Madden 20 y NBA Live 20 tienen un público fiel que no necesita de largos monólogos para convencerlos de por qué tienen que adquirir las nuevas entregas, por lo que no es necesario alimentar el formato con estrellas del fútbol que solo causan momentos de sopor y la eterna pregunta de cuánto les habrán pagado por estar ahí.

Espero que se confirmen los rumores sobre Plantas vs Zombies: Garden Warfare 3. De momento solo tenemos declaraciones ambiguas de empleados de Electronic Arts y un tuit proveniente de la cuenta oficial de la franquicia donde se confirma el desarrollo de un nuevo juego relacionado con la serie. Pese a no haber contado con una cobertura en prensa lo suficiente relevante como para hablar de un éxito , lo cierto es que el shooter de PopCap Games es tan entrañable como adictivo. El carisma de sus personajes junto a una jugabilidad basada en clases personalizables consiguen que el gran logro de esta subsaga sea brindar una experiencia multijugador diferente a lo que tenemos en mente cuando pensamos en el género de disparos. Su accesibilidad permite reunir a público de todas las edades y si hay un juego que puede beneficiarse de la estrategia que llevará este año EA en el E3 ese sin duda es Garden Warfare 3. Como juego que se presta a ser visto por el gran aliciente de su humor, no sería mala idea incluir en la lista de actividades programadas partidas entre los asistentes probando el título.

Por otro lado, es improbable esperar nuevos detalles de Dragon Age 4. Bioware no está atravesando por su mejor momento y sin duda todos los ojos están puestos en el que puede ser el trabajo que resarza al estudio o aquel que termine por hundirlo. Será difícil borrar la huella que ha dejado Anthem en los jugadores por motivos que nunca hubiesen querido sus creadores, por lo que es más sensato pensar que la compañía mostrará nuevo contenido para el título, al igual que para el exitoso Apex Legends con el fin de mantener la tendencia al alza que ha tenido el battle royale de Respawn.

EA debería cuidar a los jugadores de Anthem con nuevo contenido para el juego

No habría que olvidar, de igual forma, la participación del formato EA Originals. Con los años se ha convertido en el gran bastión de la empresa para el E3, ese espacio donde refuerzan el apoyo a la escena independiente de videojuegos con sorpresas que consiguen despertar nuestro interés. Si Electronic Arts busca replicar el efecto de los Treehouse que celebra Nintendo, debería invitar a estos creadores para que puedan conversar sobre sus juegos. Sea of Solitude nos impactó gracias a la pulcritud de su apartado artístico. Por lo que sabemos, la obra de los autores de Fe describen su argumento como “una historia sumamente personal y humana que profundiza en sentimientos como la ira, el miedo y el anhelo”. La premisa es lo suficiente atractiva como para desear tener más información al respecto.

Es probable que el E3 2019 no sea el año de Electronic Arts, como sin duda tampoco lo ha sido en el último lustro. Sin embargo, precisamente por la envergadura de sus proyectos y al viraje cada vez más evidente a las experiencias cooperativas, quizás el cambio de formato pueda favorecer a que por una vez como espectadores conectemos con aquello que nos muestran.

Microsoft (9 de junio, 22:00)

Este 2019 está llamado a ser el año que confirme el renacer de Microsoft. Poco queda de la antigua directiva con Don Mattrick como punta de lanza de aquel fatídico 2013 que tanto daño causó en la imagen empresarial de los de Redmond. El equipo de Phil Spencer ha conseguido reconducir la marca Xbox acercándose a los jugadores con iniciativas tan loables como el Game Pass o la retrocompatibilidad. Su estrategia, al principio incomprendida por algunos como yo mismo debo de confesar, ha sido la de ampliar el ecosistema entre PC y consola con sorprendente acierto.

Sin embargo, no podemos obviar el descalabro comercial de los últimos años y la necesidad que tienen desde la compañía de dar carpetazo a esta era para comenzar con buen pie la siguiente. Las bases están asentadas como demuestra la compra de estudios de reconocido prestigio como Ninja Theory u Obsidian, por lo que sería una declaración de intenciones mostrar las primeras informaciones en torno a los proyectos que están desarrollando. A los jugadores ya no nos valen logos en una imagen proyectada al fondo del imponente teatro. Ahora es el momento de convertir las promesas en algo concreto que sirva como tabla a la que aferrarnos en un E3 que estará protagonizado por el anuncio de la nueva Xbox. Las fichas están sobre el tablero y es que en apenas cuestión de meses hemos asistido a la presentación de Google Stadia, así como a los primeros esbozos de PlayStation 5, pero la partida la comenzará Microsoft con el lanzamiento de una máquina que se convertirá en su caballo de batalla para los años venideros.

Más allá del nombre que tendrá la consola, será interesante comprobar cuál será el término que se pondrá sobre la mesa en todas las tertulias de ahora en adelante. Estamos afrontando un cambio de paradigma en la forma de consumir videojuegos y conceptos como ‘streaming’ o ‘la nube’ ya no nos resultan ajenos. Poco a poco la preocupación en torno a la resolución o la tasa de fotogramas está siendo desplazada en la ‘agenda setting’ de los medios para empezar a integrar otras como los tiempos de carga (Sony promete reducirlos de forma exponencial en su próxima consola) o la posibilidad de jugar mediante servidores externos que realicen toda la carga de trabajo. ¿Empezaremos a hablar en unos meses de otras cuestiones como el sonido 3D, mejoras en la inteligencia artificial o el cada vez más recurrente raytracing?

En lo que respecta al software, que en definitiva es lo que sustenta a una consola, es la ocasión idónea para lucir músculo. Las principales IPs de Microsoft no faltarán a la cita con nuevos datos de Halo Infinite y Gears of War 5. Será interesante también comprobar ese experimento que es Gears of War Tactics, así como Forza Horizon 8 y el preciosista Ori and the Will of the Wisps. Podría continuar esta lista con otros nombres que desde el último E3 siguen en nuestra memoria como The Outer Worlds, pero sin duda la compañía debería usar la carta de la nostalgia para provocar más de un suspiro. El regreso de Battletoads fue sonado, ¿pero y si viviésemos algo similar con Bajo Kazooie o, lo que parece más probable, con la saga Fable? No es la primera vez que escuchamos rumores al respecto…

Los indies suelen ocupar un espacio relevante en las presentaciones de Microsoft. Así descubrimos en la pasada edición proyectos tan interesantes como The Last Night o In the Valley of Gods. Es digno de mención que entre tantas obras con presupuestos millonarios tengan cabida títulos con menos recursos, pero igual de fascinantes.

De la misma forma, todo lo construido en este tiempo no puede quedar en nada. A la estrategia de integrar Xbox Live Gold con Game Pass debe seguirle la apuesta por XCloud, el servicio de streaming con el de Microsoft quiere llevar sus juegos a cualquier dispositivo con conexión a Internet. Si logra cumplir con estas altas expectativas, estaremos ante una empresa fuerte que abre la puerta a todo tipo de jugadores y que ha sabido redimirse de los fallos del pasado. En realidad ya lo hizo hace mucho tiempo, pero solo un escaparate como el E3 puede reafirmar su compromiso sin atisbo de dudas.

Ubisoft (10 de junio, 22:00)

Ubisoft año tras año se postula a mi juicio como la ganadora moral de la feria angelina. Quizás sea un título inventado, pero al menos sirve para reflejar ese reconocimiento que merece. El ritmo suele estar perfectamente medido, con tramos de puro divertimento y otros donde poder poner el foco en las palabras del creador que sale a la tarima. Arrancar con Just Dance es una tradición que no solo no molesta, sino que prepara emocionalmente a los asistentes para una noche llena de anuncios. Además, debido a la diferencia horaria suele ser ese momento que nos carga las pilas sin necesidad de ir a por un café, lo cual también es de agradecer.

A partir de ese instante la gala debería ir ‘in crescendo’ con contenidos que satisfagan al amplio espectro de jugadores que aglutina la compañía gala. No es para menos si pensamos en la vertiente competitiva de títulos como For Honor o Rainbow Six: Siege o propuestas menos tradicionales como fue en su día la presentación de Steep. Cuando piensas en posibles apariciones estelares, cada año vuelven a cobrar fuerza rumores que involucran franquicias tan recordadas como Prince of Persia. Llamadme iluso, pero si uno de los momentos más tiernos del E3 2018 lo protagonizó Michel Ancel cuando salió a hablar de Beyond Good and Evil 2, quiero creer que el regreso triunfal de este año va en esa dirección. Aunque si muchos resaltan una escena que se ha convertido en historia de este medio, ese sin duda fue la colaboración entre Nintendo y Ubisoft que se materializó en Starlink: Battle for Atlas y Mario and Rabbids. El caso del juego de estrategia es muy particular, pues el uso de personajes de ambas franquicias no resulta extraño y el rendimiento comercial ha sido sobresaliente. Quizás es pronto para hablar de una secuela, pero ganas no creo que falten.

Los fans esperan con ganas nuevas noticias relacionadas con Splinter Cell o Prince of Persia

Más allá de lo comentado, Ubisoft llegará a Los Ángeles con pocas certezas y muchas incógnitas. El año pasado no supimos interpretar correctamente las señales que nos hacían pensar en la vuelta de Splinter Cell tras una curiosa colaboración en Ghost Recon: Wild Lands, pero su nombre suena con fuerza con cierta frecuencia. Quien no se perderá la cita es Asssassin´s Creed en un momento en el que se baraja la posibilidad de una ambientación nórdica. Y con la memoria de muchos destaca con total nitidez la presentación en sociedad de Skull and Bones. ¿Os acordáis de aquel proyecto? Tras varias demos y betas privadas ha llegado la hora de ver una jugabilidad depurada y una fecha de lanzamiento en el horizonte.

La gran virtud de Ubisoft es su capacidad de mostrar contenido para todos los gustos, variado y con una estrategia de comunicación clara. Por tanto, las expectativas están en cómo conjugarán títulos ya conocidos con sorpresas inesperadas

Bethesda (10 de junio, 02:30)

El descalabro de Bethesda en el E3 2018 es difícil de olvidar. Funcionó la forma, pero falló el fondo. La presentación estuvo marcada por proyectos de los cuales solo pudimos conformarnos con teasers o nombres provisionales. La falta de material jugable de Doom Eternal, The Elder Scrolls VI o Starfield pesó demasiado en el cómputo global de la conferencia como para tener buenos augurios en esta nueva edición. En este aspecto, quizás la falta de concreción del pasado permita que ahora sí veamos detalles en profundidad de alguno de ellos. No parece que vaya a ser la norma a juzgar por las declaraciones de Todd Howard en las que advertía que ni TES VI ni Starfield se pasarán por la feria. La pregunta por tanto es evidente. ¿Con qué llenarán más de una hora de conferencia?

Doom: Eternal y Wolfenstein: Youngblood intentarán resolver la papeleta con buena dosis de tralla a horas intempestivas en estas latitudes. En Bethesda saben que una de las virtudes del infernal shooter es una banda sonora cargada de rabia y mucha mala baba, por lo que una actuación en directo con fuegos artificiales y símbolos satánicos haría que, viniendo de la conferencia de Ubisoft, presenciemos una metafórica mutilación de esa cursilería de la que sin duda hará gala Just Dance. No sé vosotros, pero yo apostaría por más música en las presentaciones tras la fantástica recepción de otros años con orquesta para introducir a The Legend of Zelda o la particular obertura de God of War.

Además, será interesante descubrir qué planes reserva la compañía para Fallout 76. La espantada de usuarios y la mala crítica en prensa suponen una pesada losa que Bethesda tendrá que romper mediante el anuncio de nuevos contenidos para el juego. En ese flujo constante de actualizaciones también situaríamos a The Elder Scrolls Online y proyectos menores orientados a móviles que no debemos despreciar. Más allá de esta rotación de franquicias que suele llevar la compañía es difícil atisbar cuál será el movimiento que tomarán. Poco a poco empieza a notarse cierto desgaste en estos nombres y por el ritmo que llevan estos grandes desarrollos es necesario que surjan nuevas IP que vengan a rellenar ese vacío hasta que Todd Howard dé luz verde a lo que tiene entre manos.

Las expectativas están bajas, pero porque es difícil esperar algo cuando apenas ha trascendido información. Esta circunstancia es un arma de doble filo que puede pasar factura si no lo gestionan de forma correcta, pero por el contrario puede asombrarnos con relativa facilidad.

Square Enix (11 de junio, 03:00)

Todos los indicios parecían indicar que el año pasado, con el regreso de un espacio propio en el E3, Square Enix iba a cautivar a propios y extraños. Sin embargo, el resultado quedó lejos de lo esperado. Entonces la compañía estaba centrada en ultimar el desarrollo de Kingdom Hearts III y para muchos faltó más arrojo en la puesta en escena. Debido al escaso volumen de anuncios que llevaban, ¿no hubiese sido más adecuado enseñarlos en la conferencia de Microsoft o Sony?

Aquel tráiler de KH3 que mostraron vino precedido de un impresionante concierto que tuvo lugar días antes del evento. Allí adelantaron a los asistentes parte de lo que más tarde veríamos en la feria. Este detalle no es baladí cuando Square Enix ha anunciado con todos los honores Final Fantasy VII: A Symphonic Reunion, una actuación donde se interpretará íntegramente la banda sonora del juego en el Dolby Theatre de Los Ángeles el día 9 de junio. No se trata por tanto de una casualidad, sino casi con total probabilidad de la confirmación de nuevos datos sobre Final Fantasy VII Remake. La cita servirá como antesala de lo que poco después mostrarán al gran público en un instante en el que todos los ojos están puestos en conocer cualquier actualización en torno al desarrollo. ¿Tendremos al fin una fecha de lanzamiento a la que agarrarnos? ¿Qué cambios sustanciales habrá atravesado la obra desde que la vimos en 2015? Una cosa parece clara y es que este año sí, chicos. Nuestra fiesta nos espera arriba.

La conferencia de Square Enix se presenta más atractiva que nunca y no solo por Final Fantasy VII. Proyectos en el horizonte como Babylon´s Fall o Project Prelude Rune pueden dar nuevos aires a una gala en la que no faltarán entregas de franquicias más asentadas como Dragon Quest Builders 2 o la precuela de Octopath Traveler para móviles titulada Champions of the Continent.

Esta generación ha supuesto un valle sinuoso con continuas subidas y bajadas en el rendimiento de los principales títulos de la empresa y fruto de ello es la reciente reestructuración de sus divisiones con el fin de optimizar recursos. Entre los distintos departamentos hay interés en saber qué prepara Deck Nine tras Life is Strange: Before the Storm, al igual que no sería de extrañar ver más material de Oninaki, lo nuevo de Tokyo RPG Factory. Y si alguien creía que con la salida de Kingdom Hearts III las aguas se calmarían se equivocaba. Tetsuya Nomura ha confirmado recientemente contenido descargable que no sería nada descabellado ver en la conferencia.

Repasando el enorme catálogo de Square Enix es lógico que las expectativas estén altas, lo que casi con total seguridad pasará factura. En las quinielas suenan con fuerza año tras año el resurgir de marcas como Legacy of Kain, pese a que no hay ninguna base que lo sustente. Sí sería más plausible pensar en algo relacionado con Nier tras el éxito de crítica y público de Nier: Automata que ha supuesto la consolidación de Yoko Taro como uno de los diseñadores de videojuegos más sobresalientes de la actualidad. ¿Y recordáis el proyecto de Los Vengadores? Aunque el fenómeno Marvel nunca se agotará, no se me ocurre mejor año que este para enseñar imágenes del juego. Aún estamos aturdidos tras ver Endgame y cualquier material relacionado podría suponer un auténtico golpe de efecto en la mente de muchos fans. Toca rezar como haría Aeris.

Nintendo (11 de junio, sin confirmar)

El papel de Nintendo en el E3 2019 apunta a ser decisivo en el fortalecimiento de un catálogo para Switch que hasta el momento ha dado muchas alegrías a la compañía. Si algo les caracteriza es el anuncio de juegos que llegarán a las tiendas en un corto plazo de tiempo, por lo que suelen mostrar títulos en un estado avanzado de desarrollo. La estrategia de publicar un Nintendo Direct junto a una serie de eventos programados en esos días mediante torneos y retransmisiones en forma de Treehouse permitirá ver qué tal se sienten muchos de sus juegos lejos del encorsetado formato en vídeo en el que se suelen presentar.

No hay duda de que Nintendo maneja con acierto los tiempos, así como la comunicación de cara al usuario. Casos como Pokémon Espada/Escudo se pueden ver beneficiados de gameplays comentados por sus creadores o Super Smash Bros Ultimate y el anuncio de un nuevo luchador, lo que sin duda atraerá todas las miradas gracias a la competición que se celebrará en la feria angelina. Los últimos Direct han servido para confeccionar una generosa lista de nombres entre los que destacan Super Mario Maker 2, Fire Emblem: Three Houses o Luigi´s Mansion 3. Para el que habrá que tener paciencia es con Bayonetta 3, aunque eso no significa que en Platinum Games hayan perdido el tiempo. Astral Chain se divisa como una de las apuestas más fuertes del catálogo para este mismo verano, de forma que deben explicar con mayor profundidad sus mecánicas jugables y la premisa argumental.

Metroid Prime Trilogy en Switch matendría viva la llama de cara a Metroid Prime 4

Y si hablamos de proyectos dilatados en el tiempo es inevitable pensar en Metroid Prime 4. A principios de año supimos que el desarrollo se reiniciaba con Retro Studios al frente tras meses envuelto en un absoluto secretismo. ¿Pero y si la espera sirviese para reavivar el interés en la saga? Nintendo aún no ha gastado la bala de reeditar Metroid Prime Trilogy en Switch con mejoras gráficas y adaptado al control de los Joycon como ya hiciese en Wii. Más de uno firmábamos.

Más allá del anuncio de algún juego multiplataforma a la consola híbrida o un escueto recordatorio de la llegada de Mario Kart Tour a móviles, cada nueva imagen de The Legend of Zelda: Link´s Awakening nos deja fascinados con la inteligente reimaginación que están llevando respecto al original de Game Boy. Pero el come horas por antonomasia que venderá miles de Switch es Animal Crossing del que una fecha de lanzamiento nos pondría los pies en la tierra para saber si hay que ir ahorrando de cara a la campaña navideña. En lo que respecta a una posible revisión de la máquina como señalan Wall Street Journal y Nikkei, Nintendo ha sido tajante al respecto. Su presidente Shuntaro Furukawa asegura que no harán ningún anuncio en el E3, lo cual sí que sugiere que lo hagan en otro momento del año…

Con todo lo anterior, parece claro que los de Kioto cuentan con suficiente contenido como para abastecer a su consola. Los continuos Direct nos han permitido establecer una hoja de ruta clara sobre qué esperar y qué no en el E3, por lo que no está previsto que la compañía asuma grandes riesgos en su presentación. De hecho, parece demasiado previsible viniendo de una empresa que es maestra en el arte del despiste. ¿Y si se nos escapa algo con lo que no contamos? Habrá que esperar hasta el 11 de junio para comprobarlo.

¿Y qué hay de Sony?

La ausencia de Sony en el E3 pesa demasiado como para restarle importancia. Con su retirada de la feria rompen una relación ininterrumpida de 24 años desde su primera aparición en el CES de 1995. Es imposible hacer una única lectura de este acontecimiento sin precedentes. Hay quien acusa su marcha a la pérdida paulatina de atractivo que parece afectar al evento ante otras ventanas igual de provechosas -o más- para las compañías. Por otro lado, las primeras declaraciones de Mark Cerny sobre PlayStation 5 llegan estratégicamente en un instante en el que la duda sobre si la decisión de rehuir a la cita de Los Angeles se debía a la falta de contenidos. Que en Sony ya piensan en la sucesora de PS4 es un hecho confirmado, pero lo cierto es que Sony tenía la responsabilidad y ante todo el compromiso con sus usuarios de cerrar con honores esta generación antes de pensar en la siguiente.

Es por ello que da la sensación de que los State of Play vienen a romper ese silencio, aunque de momento con una pobre recepción entre los jugadores. Quién sabe, quizás durante esos días puedan celebrar otro de mayor duración aprovechando la circunstancia y al más puro estilo Nintendo Direct compartir información de The Last of Us 2, Ghost of Tsushima o Death Stranding. El trío de ases prometía ser el final merecido a una consola que ha logrado un éxito comercial sin paliativos; los últimos fuegos artificiales que hiciesen recordar a esta consola por sus grandes exclusivas. Sin embargo, este sueño parece cada vez más lejano. La idea de lanzar PlayStation 5 en 2020 entronca con unos desarrollos que siguen prolongándose al final de la vida útil de la máquina en la que se anunció. ¿Y si se convierten en lanzamientos intergeneracionales? De ser así, ¿lo serían por necesidad o quizás por conveniencia pensando en construir un catálogo sólido de inicio? Si quieren evitar que estos rumores sigan creciendo deberían dar más detalles al respecto.

El argumento de que Sony no tenga nada que mostrar suena poco convincente. Dreams atraviesa una fase ‘early access’ en la que cientos de jugadores ya están alimentando de experiencias el título en vistas a su lanzamiento final, al igual que el soporte de PS VR sigue igual de presente en los planes de la compañía. A esto se suman incursiones al catálogo como Concrete Genie o Medievil que arrojan algo de luz a un 2019 que apunta a quedar deslucido por la inconsistencia en el ritmo de novedades que llegarán a PS4. A veces da la sensación de que la memoria de las empresas es realmente corta. En Sony podían haber aprendido del pasado y la lección que supuso el fin de generación para PlayStation 3, hoy en día impensable si lo comparamos con el futuro que se divisa.


Ya sea con las fortalezas o debilidades de unas y otras, si algo parece evidente es que el E3 2019 sigue siendo el principal escaparate para las principales compañías de videojuegos. Pese a las voces que claman su lento pero irremediable deterioro, aún habrá que esperar unos años para ver en qué deriva el escenario actual. El peso de los anuncios que veamos en menos de un mes determinará si estamos ante un cambio en el modelo de consumo informativo o si pesa más la tradición en las preferencias de los jugadores. Por mi parte voy comprando mi billete para subir al tren del hype. ¡Buen viaje!

Anuncios

Publicado el mayo 8, 2019 en Artículos, Videojuegos y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: