Archivos Mensuales: septiembre 2016

Cuarto Milenio y la fantasmada de Pokémon GO

Me encanta Iker Jiménez. Quien me conozca sabrá que lo cito continuamente como uno de los mejores comunicadores que tenemos en nuestro país. Se trata de una rara avis en su profesión, alguien que sin necesidad de pinganillo ni teleprompter es capaz de cautivar al espectador con la palabra.

Iker Jiménez en muchos aspectos es anacrónico, pues en una televisión marcada por la pirotecnia y la artificialidad él actúa como los chamanes que congregaban a una gran multitud alrededor del fuego para contar viejas leyendas y proverbios. Es -y aunque muchos me miren raro por decir esto- un artesano de la retórica que encandila a la audiencia sin importar la trascendencia de su relato. Da igual que hable de tiburones asesinos o misteriosas apariciones en un castillo de Transilvania, pues su hiperbólica pasión por el oficio inunda cada narración.

iker-jimenez-cuarto-milenio

Lee el resto de esta entrada

Crítica de Kingsglaive: Final Fantasy XV

Kingsglaive_Final_Fantasy_XV_Poster_2016

En la actualidad existen pocas sagas de videojuegos tan longevas y reconocidas como Final Fantasy. Desde su primera entrega en 1987 ya supera los 100 millones de unidades vendidas y se compone de más de 50 títulos que abarcan todo tipo de géneros. Se trata de una franquicia en constante evolución que con cada nueva entrega introduce mecánicas y experiencias distintas sin renunciar a sus elementos más significativos.

Por ello, que Squaresoft diera el salto al mundo del cine con Final Fantasy: La Fuerza Interior fue recibido por la industria como un movimiento de lo más natural. Y es que la narrativa de la saga bebe de elementos propios del cine tanto en su narrativa como desde un punto de vista estilístico mediante planos que dan protagonismo absoluto a las acciones y expresiones de sus personajes.

Sin embargo, su estreno en la gran pantalla fue un absoluto desastre por prescindir de todo aquello que encumbró a Final Fantasy en el Olimpo de los videojuegos. Tal descalabro tuvo consecuencias sonadas como la salida de Sakaguchi de la compañía y la fusión de Squaresoft con Enix, pero sin duda supuso un punto de inflexión para una gran empresa que tenía por delante el duro trabajo de reencontrarse con su obra, de iniciar un largo viaje con la búsqueda de su propia identidad como fin. Lee el resto de esta entrada