Guerra de patentes, sinónimo de codicia

Candycrush-banner

Los teléfonos móviles hace años que dejaron de ser dispositivos únicamente para realizar llamadas. El mercado de las aplicaciones y juegos en iOS y Android ha experimentado un auge y asentamiento tan vertiginoso como natural, e incluso amenaza con invadir el terreno de las consolas portátiles. Estas últimas semanas han sido una auténtica tortura para Nintendo, que tras exponer en la última junta de accionistas las flagrantes pérdidas económicas sufridas durante este año fiscal, se han visto obligados a dar un giro respecto a los futuros planes de la compañía. Que nadie espere una reestructuración desde sus cimientos, pero Iwata sí que ha asegurado que tendrán muy presentes la implementación de sus juegos en los smartphones. ¡Pero eh! Esto no quiere decir que veamos sus grandes sagas funcionando en móviles, pero sí que existirá algún tipo de interacción con estos dispositivos.

No sé hasta qué punto esta noticia es trascendente o no. Por un lado tenemos la difícil situación de una empresa que toda la vida ha tenido que reinventarse a sí misma más por supervivencia que por alarde propio, pero por otro lado se respira en el ambiente un cambio generacional que se inclina más por lo digital y el fácil acceso que los móviles proporcionan.

Mentiría si dijera que a día de hoy juego con mi móvil. Nunca lo he hecho más allá de las partidas ocasionales al Triviados cuando media España sufría su moda, pero tras ese corto periodo lo acabé borrando. Aunque es verdad que muchas desarrolladoras honradas encuentran en esta plataforma un buen espacio para fraguar sus primeros proyectos sin tener que recurrir a grandes inversiones de presupuesto, lo cierto es que el catálogo actual de juegos que pueblan Google Play son en su mayoría productos clónicos y hechos a costa del esfuerzo de otros.

candy_crush11

Es lamentable que las primeras posiciones de los rankings de juegos más descargados lo ocupen títulos como Candy Crush Saga, un calco del Bejeweled de toda la vida que de la noche a la mañana miles de personas descargaron en sus móviles. King, la compañía responsable del juego, ingresó cifras millonarias el último año gracias a la increíble difusión de este fenómeno mundial. Se registraron más de 500 millones de descargas y aunque el acceso al juego es gratuito, sí que obtienen beneficios mediante un modelo basado en micropagos.

El problema llega cuando la avaricia de un pequeño estudio que se encumbra de forma casual e inesperada es la responsable de crear un monopolio del que seguir obteniendo beneficios. Aplicando como base su creciente imperio invadido por productos clónicos como Farm Heroes Saga o Papa Pear Saga, la compañía decidió registrar algunas de las palabras que aparecen en sus juegos y patentó hasta trece frases que incluyen la palabra “Saga” (pincha para acceder al documento oficial), aludiendo a que confunden a los jugadores y es una medida para evitar que terceros se aprovechen del éxito cosechado por su popular juego.

King registró las marcas ‘Candy’ y ‘Saga’ en Europa y después de año de realizar la petición, ya lo ha logrado también en los Estados Unidos. Con la aprobación de estas patentes, se prohíbe el uso de las palabras en videojuegos, aplicaciones, programas, ropa, juguetes y accesorios; lo que augura un futuro muy revelador para la empresa, que previsiblemente lanzaría todo tipo de merchandising relacionado con sus marcas.

Pocas veces en la industria se han producido situaciones tan preocupantes y dañinas como esta. El mundo de las patentes es una batalla en la que gana el más rápido y no el más justo. Siempre han existido leyendas urbanas sobre Gene Simmons y el registro de patentes a su nombre de palabras tan universales como “zumo de naranja”, por la que podría ganar dinero cada vez que alguien la utilizara. Sin embargo, en el mundo de los videojuegos nunca han trascendido este tipo de situaciones y se considera rara avis en el sector.

A raíz de estos acontecimientos los desarrolladores que utilizaron la palabra ‘candy’ en el título de sus juegos empezaron a recibir correos de Apple informándoles de que debían retirar sus aplicaciones de la plataforma o demostrar legalmente que no infringían las marcas registradas por King. De esta forma se ha coartado la libertad a los creadores que quieran incluir la palabra “Candy” en sus trabajos. La imposibilidad de muchos estudios pequeños de pagar las grandes cantidades económicas que se necesitan para celebrar un juicio en el que demostrar la legimitidad de sus proyectos ha puesto en una difícil encrucijada a estas jóvenes desarrolladoras.

7-noscale

Es el caso de títulos como The Banner Saga, un juego hecho por la compañía Stoic cuya segunda parte se paralizó a causa de esta restricción en el nombre. Se trata de un título de rol ambientado en la cultura nórdica que no tiene nada que ver con los caramelos de Candy Crush Saga y que sin embargo se enfrenta ante una demanda por un uso presuntamente indebido de la palabra “Saga”. Para Stoic, que necesitaron financiar su proyecto mediante Kickstarter por la austera situacion económica que atravesaban, esta medida es totalmente abusiva y ridícula. Las leyes están ahí y aunque desde King reconocen que el juego no tiene nada que ver con los suyos, sí han dejado claro que no permitirán que se use la palabra “saga” en el juego para así poder defenderse “de futuros imitadores”.

El descontento de los desarrolladores y jugadores de todas partes fue motivo suficiente para llevar a cabo un boicot con el que plantar cara a la dura medida de la empresa King, alegando ser totalmente abusiva y monopolizadora al registrar la patente de una palabra común y genérica como “Candy” y “Saga”. Como por la vía legal se encontrarían continuos obstáculos y gran cantidad de dinero perdido en el proceso, la comunidad de jugadores comenzó la llamada Candy Jam, una iniciativa orientada a los pequeños estudios y que consiste en publicar sus juegos siempre que usen la palabra “Candy” , “Memory”, “Saga”, “Edge” o “Apple” en el título. Se trata por tanto de una jocosa campaña que ha resultado ser un completo éxito. La cifra de juegos enviados a Apple para su inclusión en la App Store supera las 200 solicitudes y algunos cuentan con nombres tan irónicos como Candy Crush SEGA, The “Saga” Saga, ThisGameIsNotAboutCandy o Too Much Candie, entre otros.

candy_jam

King acusa con el dedo a toda compañía que utiliza palabras universales como “candy” para cubrirse las espaldas ante una posible imitación antes incluso de que pueda producirse. Algo curioso teniendo en cuenta la dudosa legitimidad en los proyectos del propio estudio, con más de una demanda a sus espaldas y que no han dudado en acallar con enormes fajos de billetes.

Aunque tengan su mente nublada por el dinero, los jugadores no han olvidado el irónico caso de Pac-Avoid, un juego en el que King no solo usa el término “Pac” (que ya de por sí llama la atención por su paralelismo con cierto clásico…) sino que se “inspira” sin remordimientos en Scamperghost. En un principio el estudio iba a ser la propietaria de aquel juego, pero tras romper las negociaciones Scamperghost vio la luz de la mano de otra empresa. Fue entonces cuando a King no se le ocurrió otra cosa mejor que encargar un clon del juego que casi llega a ser publicado antes que el original. Paradójico, ¿verdad?

No se trata de una mera sospecha, ya que incluso Riccardo Zacconi, jefe del estudio, ha pedido disculpas públicamente y retirado el juego. “Nunca deberíamos haber publicado Pac-Avoid”, comenta el ejecutivo. Aunque han tenido que recular por este caso, aún continúan su particular cruzada contra toda compañía que pudiera hacerles sombra. Han construido su impenetrable fortaleza en tierras movedizas, con el fenómeno social como telón de fondo.

Sin embargo, ya se sabe lo que ocurre con las modas y si no son capaces de crear algo más allá de una idea clónica aderezada con frutas de colores, el futuro es incierto. Escribía Pío Baroja que “cuando el hombre se mira mucho a sí mismo, llega a no saber cuál es su cara y cuál es su careta”. Quizás sea eso lo que necesiten para que aprendan la lección, una cura de humildad que suponga un triunfo para aquellos jóvenes que pelean por entrar en este competitivo mundo del ocio digital.

Anuncios

Publicado el febrero 8, 2014 en Noticias para no dormir, Videojuegos y etiquetado en , , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: