The Legend of Zelda 3DS

Algo está cambiando dentro de la propia Nintendo y eso es algo que se percibe desde hace ya un tiempo. Ya Reggie Fils-Aime nos advertía cuál era la filosofía de la empresa a grandes rasgos y que se puede resumir de la siguiente forma: el apoyo a una consola se demuestra con software. Es un hecho que Nintendo 3DS está viviendo su mejor época gracias a esa apuesta vital en el catálogo de la portátil y que no parece detenerse, como hemos podido ver tras conocer el anuncio de importantes juegos que, lejos de ser licencias nuevas, remarcan el carácter renovador que Nintendo quiere darle a sus franquicias más importantes. Ya se ha convertido en costumbre recibir casi anualmente nuestra ración de entregas de Mario o de The Legend of Zelda. Precisamente por eso no nos hubiera sorprendido -en mayor o menor medida- un remake delMajora´s Mask, un juego original de la saga o cualquier otro experimento vendeconsolas de los que sacan cada cierto tiempo, pero que la gran sorpresa del pasado Nintendo Direct fuese el anuncio de una nueva entrega de The Legend of Zelda desarrollada en el mismo universo que A Link to the Past es un indicio de que Nintendo sigue regulando majestuosamente el buen gusto y nostalgia del pasado con las innovaciones propias de quien desarrolla un título para una joven portátil.Mucho se ha hablado sobre el por qué de esta decisión. Aunque para muchos el universo de A Link to the Past es de los mejores de la saga (opinión muy dividida entre los propios fans), publicar un juego con tantas reminiscencias clásicas de la saga puede impedir que las nuevas generaciones de jugadores se sientan atraídas por el título. Una señal certera de que Nintendo ha pensado principalmente en el jugador tradicional, aunque sin por ello tener que descuidar a los recién llegados, como comentaremos más adelante en relación al sistema jugable.

No es ningún secreto que hubiera sido mucho más sencillo y directo para la compañía haber trabajado en un remake del Majora´s Mask o en un juego totalmente nuevo desde el punto de vista tridimensional de las últimas entregas y conseguir así un mayor impacto visual y casi con seguridad, unas posibles mejores ventas. En cualquier caso, es un hecho que Nintendo ha sabido jugar bien sus cartas al tratar de ofrecer un producto totalmente nuevo en entornos ya conocidos, tal y como lo delataban nuestras sonrisas mientras Satoru Shibata nos explicaba algunos detalles del título en el pasado Nintendo Direct.

Sin embargo, a pesar de que ya se ha enseñado el aspecto y el estado actual del juego, algunos sectores de la prensa especializada no terminan de comprender de qué se trata este The Legend of Zelda 3DS. Lo primero e imprescindible es aclarar que no se trata de ningún remake de A Link to the Past. Aunque es cierto que la aventura se desarrollará en el mismo mundo, sus mazmorras, aventura y guión serán completamente originales. Por tanto, se descarta que sea cualquier tipo de re-edición del original como algunos medios lo han catalogado. Tampoco es completamente exacto que se trate de una secuela directa del juego de SNES a tenor de los datos mostrados. Que se compartan localizaciones y un mismo universo común no significa necesariamente que estemos ante una continuación. Es muy llamativo que en el prototipo jugable mostrado a la prensa, nada más encender la portátil nos aparezca el logotipo genérico de Zelda. Que aún se estén planteando el título definitivo deja entrever que será mucho más que un simple A Link to the Past II, a pesar de la obcecación de algunos medios por referirse a él bajo ese erróneo subtitulo.

Pero, ¿qué se ha mostrado a nivel jugable? El acercamiento que Nintendo ha preparado para la prensa se trata de un nivel de prueba que nos permite explorar una de las mazmorras del juego y conocer algunas de las novedades que trae consigo. Concretamente se trata de la Torre de Hera del A Link to the Past original aunque de forma mucho más simplificada. No faltan, eso sí, las mecánicas clásicas ni los enemigos habituales, hasta el punto de que incluso pelearemos contra el mismo jefe final, Moldorm, ese enorme gusano tan desagradable.

Nintendo ha tenido especial cuidado en no destriparnos nada fundamental pero a la vez darnos acceso a algunas de las habilidades de Link. Y es que en esta demo ya contamos con varios poderes y armas clásicas de la saga como el arco o el martillo, aunque en el caso de este último objeto las aplicaciones que le daremos serán muy distintas (en el nivel mostrado podemos desde atacar a los enemigos o activar mecanismos hasta atravesar el suelo para acceder a pisos inferiores). La jugabilidad, a pesar de no haber variado ni un ápice tras dos décadas, funciona realmente bien, permitiéndonos asignar a cada botón de la consola una habilidad. De esta forma, los ocuparemos con la espada, el escudo, el objeto de turno (en este caso el martillo) y la principal novedad introducida en esta entrega: la transformación de Link a las dos dimensiones.

Aunque la primera vez que vi esta nueva habilidad me pareció poco innovadora y hasta cierto punto innecesaria, lo cierto es que una vez introducidos en la mecánica del juego es completamente funcional y añade mucha más profundidad a los ya manidos puzles de la saga. Cambiar la perspectiva significa alternar por momentos el concepto del juego, aunque por supuesto dentro de unas limitaciones medidas milimétricamente e introducidas de forma concienzuda. En esta entrega vuelve la conocida barra de energía, necesaria para utilizar la habilidad y que se irá rellenando de forma automática. Mientras estemos en las dos dimensiones seremos inmunes a los ataques enemigos, aunque el factor tiempo nos empujará a resolver los obstáculos con más rapidez si no queremos volver a nuestra forma normal y caer al vacío una vez gastada la barra de energía.

En cuanto a las tres dimensiones de la portátil, lo que se ha mostrado nos muestra un uso inteligente del 3D estereoscópico que aprovecha perfectamente la vista cenital del juego. Lejos de ser un efecto determinante a nivel jugable, sí que las animaciones de los enemigos y el entorno están pensados para sacar partido de las tres dimensiones. Un efecto suave y nada agresivo que apunta a que nos permitirá jugar largas sesiones sin necesidad de desactivarlo.

Aún es demasiado pronto para juzgar o decidir sobre la calidad de esta nueva entrega de la saga. Lo mostrado deja buenas sensaciones, aunque la sombra de A Link to the Past es muy alargada y puede terminar actuando más como una desventaja que como un aval de garantía. Esperamos que no sea así y que, aunque tantas entregas adviertan cómo Nintendo sigue explotando la gallina de los huevos de oro, sepa revivir el espíritu de exploración y aventura de una de las mayores sagas de los videojuegos. La compañía de Kyoto tiene la difícil empresa de añadir importantes novedades en la saga para no estancarse pero sin renunciar a sus raíces tradicionales. Este nuevo The Legend of Zelda llegará a finales de año, por lo que el margen de acción de cara a un posiblefeedback es realmente limitado. En cualquier caso, para que la espera sea más corta, quizás no sea una mala idea eso de volver a jugar al A Link to the Past original y recordar qué lo hizo grande.

Anuncios

Publicado el julio 11, 2013 en Videojuegos. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: