Las redes sociales

Cuando hace un par de años navegaba por la red, jamás imaginé que participaría en esto que está tan de moda hoy día: las redes sociales. Por supuesto, siempre estará el típico vanguardista/pendante de turno que saltará con aquello de que estamos en la llamada “Web 2.0” desde hace un lustro por lo menos. Pues lo siento señores, pero antes de Tuenti para mi esto de las redes sociales era algo perteneciente a cualquier lugar menos a España. Y digo esto porque todos sabemos que la base de todos estos lugares es la relación entre personas que ya conoces, es decir, compartir contenidos con tus amigos de toda la vida. Pero, ¿cómo iba a usar una red social si ningún amigo mío por aquel entonces tenía una? es más, ¿cómo iba a usar una red social si precisamente a esos amigos les parecía algo aún más lejano que a mi la idea de Facebook? 

Por eso creo que la función que ha ejercido Tuenti tiene mucho mérito hoy día. Sé que tiene muchos detractores, pero todo es parte de una doble moral que siempre tenemos las personas, sólo hay que ver cuanta gente crítica los programas de debate (por llamarlos de manera educada…) y luego los datos de audiencia que tienen. Por todo esto creo justo decir que Tuenti ha sido pionero en esto de abrir el mercado de redes sociales a la sociedad española. Hoy día aquellas personas que no tenían ni pajolera ídea de que era Facebook tienen un perfil en Tuenti con sus cientos de fotos y comentarios, hasta tu vecino cani sube con asiduidad fotos reshulonas que se hace en el espejo. Y a pesar de todo esto, admito que cuando me invitaron a entrar no conocía a nadie, no fue hasta meses más tardes cuando mi círculo de personas vivió en sus carnes el fenómeno “Tuenti”, y posiblemente dicho fenómeno todavía lo estén padeciendo.

¿Nunca os ha pasado que habéis dicho eso de “me voy a quitar de Tuenti y no volveré”? El caso es que a mí sí, y por cualquier motivo (que no nos engañemos, SÓLO hay un motivo) he acabado volviendo con el rabo entre las piernas (que por cierto, vaya expresión más estúpida…). El caso es que ese motivo es tan simple como inherente en cada persona que se hace un perfil en dicha red social y no es otro que cotillear. Si chicos, lo que nos atrae es ver fotos de nuestros amigos o no tan amigos (porque a todos los agregados los llama curiosamente “Amigos”, aunque estos no lo sean). Pero esto no debe preocuparnos porque… ¡ellos también harán lo mismo contigo!

El caso es que en un intento más por salir de esta espiral, y teniendo como experiencias nefastas el caso de Facebook (¡¡¿¿Por qué hay tantas aplicaciones chorraaas??!! ) o más recientemente Google+ -que está ocurriendo lo mismo que con Tuenti, es decir, todavía no hay NADIE-, tropecé “sin querer” con la red social del pajarito. Porque siempre nos han vendido que Twitter es la red social de los famosos. Y con lo que nos gusta conocer la vida del resto y teniendo como referencia a Tuenti, ¿por qué no probarlo?

El problema viene cuando ya no sólo encuentras a famosillos comentando tonterías (si, tonterías al fin y al cabo), sino cuandoempezamos a encontrar conocidos, empresas o gente con la que siempre hubieses querido entablar una conversación y ya nos empezamos a cuestionar la siguiente pregunta: ¿Por qué ellos sí y yo no? Si alguna vez te has hecho dicho interrogante, da igual cual sea el contexto, pues todo evoca a un mismo mal que te lleva a tomar decisiones equivocadas en la mayoría de ocasiones. El caso es que equivocadamente o no, decidí unirme a dicha red y admito que gracias a ésta he conseguido enterarme de cosas que de otro modo no hubiera podido. Nada es perfecto ni mucho menos, pero siempre puedes sacar partido de todas estas redes sociales, y esta por lo menos no te crea (al menos en mi caso) una “dependencia recíproca” con la otra persona. En fin, veremos cuanto tiempo duro…

Anuncios

Publicado el julio 11, 2013 en Offtopic y etiquetado en , , . Guarda el enlace permanente. 2 comentarios.

  1. Gerald Dürden

    El Tuenti lo tengo abandonado desde hace lustros, cuando me abrí al resto, pero fue más por cuestiones cospiranoicas que por ser rehacía a las cosas extranjeras. Y ahora tengo perfil en casi todas las redes sociales importantes y Google +.
    El fenómeno Tuenti duró dos o tres años en mi instituto, “la época cani” por excelencia en aquellos años y fue un Bum acojonante, hasta el punto de que si no lo tenías eras un don nadie que no se merecía ni el suelo que pisabas; ahora del Tuenti ni rastro.

    Saludos.

  2. Sí, yo también abandoné Tuenti pero porque fue una moda pasajera de la que admito que formé parte. Ahora tiro con el Twitter y ya está, no me gusta lo de estar en cincuenta mil sitios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: